20 mayo 2007

Mató MIL

Romario "O Rei do Gol" convirtió su gol número mil el sábado pasado. El Chapulín, que acusa en su documento 41 abriles, llegó a alcanzar su premio tan buscado: quedar para la eternidad en los libros de historia del fútbol.

Polémico. Auténtico. Único. Frontal. Un jugador que se caracterizó por no comerse ninguna, siempre decir lo que pensaba, sin término medio. O lo aman, o lo odian. Muchas veces catalogado como amante de las noches -si hasta él se autoproclamó así- nadie puede reprocharle nada.

En los últimos meses Baixinho tachaba los goles que le faltaban para cumplir su sueño milenario, casi como un preso anula del calendario los días que faltan para su libertad. El gol número 999 abrió el telón de lo que iba a ser una gran fiesta. Fiesta que se hizo esperar; su deseo era llegar a las cuatro cifras frente al Flamengo y en el Maracaná, pero no pudo. Cuatro partidos y 361 minutos tuvo que jugar para alcanzar ese ansiado gol.

Pateó el penal y fue a besar la pelota antes de regalársela como trofeo a su hijo Romarinho. La preciada casaca se la quedó su madre, Lita. Una interminable invasión de fotógrafos colmó el campo de juego. Todos buscaban retratar lo que sería la portada del día siguiente. (¡Ah! También hubo un partido: su equipo, el Vasco, le ganó 3-1 al Sport).

Romario. Un crack indiscutido. Un distinto dentro de la cancha; y fuera de ella. Con goles de todas las formas y colores posibles. Con trofeos que ya no tienen espacio en su vitrina, todos a la sombra de aquel Campeonato del Mundo logrado en 1994.

Fiel a su estilo, poco le importa a él que algunos desconfíen y critiquen su cuenta. Y, la verdad, poco importa. Con 100 goles menos, igual tiene 900, sigue siendo un fenómeno. El Chapulín llegó a los mil, ya se puede retirar tranquilo.


3 comentarios:

el dedo en la llaga dijo...

Un grande romario... ademas tiene mas fiesta que el bambino veira. Para mi en esos mil goles cuenta algunos que metio jugando al papi con amigos. Un maestro total, hasta para eso.

Anónimo dijo...

La tiene clara el Chapu. No importa si son 1000, 2000 o 900. Yo no hice ni uno. Merece lo que tiene. Es brasilero y por eso tienen una rivalidad con Argentina, pero no como para desmerecer semejante sacrificio realizado a lo largo de toda su carrera. Muchos lo critican solo por ser brasileño. Abrazo.
El Escribidor

el dedo en la llaga dijo...

Nadie lo criticar por ser brasilero, por lo menos en mi caso. La cosa es que el tipo es un capo, le gusta la fiesta y se anoto muchisimos goles qeu seguro metio jugando con amigos. Te banco romario!