31 mayo 2007

¿Sin el pan y sin la torta?


Cabizbajo se fue todo el plantel de Boca. Sorprendido. Superado.

Del otro lado, los colombianos con su festejo medido, pero festejo al fin. Medido quizás sabiendo que todavía falta, que el rival es Boca - y no es poca cosa-, y que la vuelta es en la Bombonera. Festejo, desahogo, porque cumplieron su parte: ganar el primer partido de la serie 3-1 les deja ya un pie adentro de la final. Un equipo que tiene a su favor la falta de presión y compromiso, no tiene nada que perder, y eso está soplando a favor.

Los xeneizes encontraron en Riquelme un líder apagado, que de a ratos daba chispazos de fútbol. Si al fútbol a cuentagotas de Román le sumamos que Neri Cardozo entró a la cancha de paseo, la ofensiva dependía exclusivamente de Palacio, de buen partido. Sólo en algunos pasajes del partido los de la rivera encontraron la llave de la caja fuerte para entrar con peligro en el arco rival; caja que, por cierto, no era demasiado segura ni mucho menos -no había que hacer una misión imposible para entrar con peligro a una defensa que con poco dejó al desnudo sus limitaciones-.

¿Quién hubiera dicho en la semana que Boca iba a extrañar a Caranta? ¿A Caranta? ¿El mismo que se hizo el gol contra Libertad? Sí sí, Boca extrañó a Caranta. Tras su lesión entró Bobadilla totalmente perdido y falto de fútbol. Verlo me hizo recordar la secuencia de cuando Trotta fue al arco por la expulsión de Chilavert, en un partido que Vélez ya no tenía cambios. Simplemente sin criterio.

El Cúcuta mandó a callar a más de uno. Clemente Rodríguez, cuando le preguntaron por el conjunto colombiano en la semana, dijo irónicamente "sólo sé que son unos negritos que corren por todos lados" -bien podría haber sido una autobiografía-. Muy alejado de la realidad: que son negritos sí, como la noche que tuvo Boca; que corren, no quedan dudas, y lo rápido que lo hacen; pasa que también juegan, con sus limitaciones técnicas, pero juegan.

El presente de Boca es facticidad, definición, principio o fin y, de una u otra manera, lágrimas. Las puede haber dulces y expectantes o amargas y melancólicas. Boca se jugó a todo, y hasta ahora no tiene nada. Perdió el primer partido de la semi y en el clausura sigue a tres de San Lorenzo. Cuidado Russo, no te vas a quedar sin el pan, y sin la torta.

5 comentarios:

el dedo en la llaga dijo...

Muy posiblemente Boca se quede sin nada, aun asi creo que el Cucuta es un equipo medio pelo y que en la bombonera no tiene chance. En la final con un equipo brasilero que no te perdona lo veo mal, muy mal. En el campeonato esta fecha quedamos afuera seguramente, pero bueno, en fin, el futbol es un deporte y nada mas. No es para hacer tragedias.

Anónimo dijo...

putos...boca va a ganar todo

Anónimo dijo...

Ribera va con "B"... el comentario tiene un marcado toque de desprecio hacia boca y se ve la simpatia del autor con el fracaso boquense... me encanta. que siga asi...

U.M. Deportivo dijo...

no no...

es totalmente objetivo

yo no quiero que pierda ni que gane boca, yo simplemente escribo lo que veo.

Un Argentino dijo...

a mi me parece que a los bosteros hay que mandarlos a bolivia donde pertenecen, sin escalas, negros sucios del primero al ultimo